Mara Gómez, la futbolista trans que quiere llegar a Primera: “Hay jugadoras mucho mejores que yo sin importar la diferencia biológica física de la que tanto hablan”

Hace cuatro años logró cambiar su identidad de género en el DNI. Ahora espera que la AFA apruebe su contrato para sumarse al equipo femenino de Villa San Carlos.
Bicampeona. Mara Gómez viene de jugar la Liga Amateur Platense. Era capitana y goleadora de Las Malvinas.

La cabeza le va a mil. Su nombre y su foto, en definitiva su identidad, se multiplican en los portales de noticias y en las redes sociales. Su anonimato se perdió. Mara Gómez (22) ya no es solo su nombre, ese que eligió a los 18 años cuando realizó la rectificación registral del sexo gracias a la Ley Nacional Nº 26.743 que desde 2012 establece el derecho a la identidad de género de las personas. Ahora, Mara Gómez es también la primera jugadora trans que se entrena con un plantel del torneo profesional del fútbol argentino. Falta, claro, un paso clave: que la AFA ​acepte su condición y permita su fichaje como futbolista de Villa San Carlos.

-¿Cuándo empezaste a jugar al fútbol? ¿Te costó que te aceptaran?

-Mi paso por el fútbol empezó a los 15 años, no sabía jugar al fútbol, no tenía idea cómo se jugaba y nunca imaginé que iba a ser futbolista. Pero cuando estaba pasando por un momento de cambio con mi identidad y mi sexualidad sufrí un montón de discriminación, bullying y exclusión. Lo sufrí y lo padecí en mi adolescencia y llegó un momento en el que no le encontraba sentido a la vida y no quería vivir más porque tenía miedo de mi futuro y de cómo iba a vivir el día de mañana, en qué condiciones, qué iba a ser mi vida y cómo lo iba a soportar ante la sociedad. Fui excluida del fútbol un montón de veces.

-¿Y cuándo cambió todo?

-Después de irme a vivir un año al Chaco, volví a La Plata y me encontré con que las chicas del barrio habían hecho una canchita enfrente de casa y me invitaron a jugar. Era demasiado mala jugando pero me di cuenta de que me estaba haciendo bien, que me despejaba de un montón de cosas y me tranquilizaba la mente. Tomé el fútbol como una terapia, le empecé a dedicar tiempo. A los 18 años cambió todo cuando hice mi cambio de género en mi identidad. Probé en Toronto City (NdR: un club plantese) y me aceptaron tal cual soy. Me abrieron las puertas y me tomaron como una jugadora más. Pasé por un montón de equipos hasta las Malvinas, que fue mi último paso y salimos bicampeonas. Yo fui la goleadora pero fue un logro en equipo.

-¿Cuándo surge la posibilidad de probarte en Villa San Carlos?

-Fue hace unos meses, cuando tuve contacto con el cuerpo técnico. Me junté para contarles mi idea y mi iniciativa y lograr un bien en conjunto, que nos sirva a todos: a nivel personal, a nivel equipo y a nivel social. En La Plata me conoce un montón de gente y en Villa San Carlos me conocen todas las jugadoras, lo que me facilitó acercarme para hoy tener esta posibilidad.

-Muchos van a hablar de la diferencia física que puede existir con el resto de las jugadoras, ¿qué pensás de eso?

-No estoy de acuerdo. Viene de gente que desconoce la información, que no investiga, que tiene el teclado fácil y le es gratuito hablar de esta situación y no son capaces de informarse más. La diferencia física no es real. Hay un montón de jugadoras con mucha más fuerza y velocidad que yo y no son hombres. No tiene nada que ver. La gente habla simplemente porque la medicina lo describió así, separándonos sexualmente entre masculino y femenino pero nunca va a hablar de las capacidades del ser humano de adaptarse. Y hay gente que no busca informarse bien, que se encierra en una sola versión. Lamentablemente, la ciencia dejó plasmada desde siglos atrás que la mujer siempre va a estar por debajo del hombre y haremos lo posible por cambiar esos pensamientos en la sociedad. Creo que estoy correcta con mi pensamiento. Si hablamos de diferencia física y las hormonas tienen que ver, vayamos al ejemplo de Messi. Un extraordinario del fútbol, que mide 1,60 metro y el tema de las hormonas no lo hizo el mejor del mundo, se fue perfeccionando entrenando toda su vida. Si Messi juega contra hombres, ¿por qué lo tienen que perseguir entre cuatro?

-En 2017, después de la lucha de Jessica Millamán, la Confederación Argentina de Hockey tuvo que comenzar a inscribir a mujeres transgénero en los torneos femeninos. 

-No solo en el hockey, en otros deportes vi que hubo muchas inclusiones y eso está muy bueno. Hombres, mujeres o trans, primero que todo somos seres humanos. A veces cuesta mucho entender a nivel social porque tenemos pensamientos diferentes. Pero la gente tiene que saber que en la vida estamos de paso y todos queremos disfrutar lo que amamos hacer. Más allá de los derechos legales, tenemos que tener todos derecho a hacer lo que nos gusta siempre que no perjudiquemos a otros. Y yo creo que nunca perjudiqué a nadie, trabajo a la par de todas. Hay jugadoras mucho mejores que yo, sin importar la diferencia biológica física de la que tanto hablan.

-Imagino que estás envuelta en mil sensaciones pero si tenés que pararte a pensar, ¿qué representa estar a un paso de ser la primera que consigue estar en la A del fútbol femenino argentino?

-Poder conseguir estar en el fútbol profesional representa una lucha histórica. Así como luchó el fútbol femenino por la profesionalización, todas luchamos por el derecho de lograr un fútbol en el que todos podamos participar.

-¿Creés que puede ayudar a abrir espacios a otras compañeras tanto del fútbol como de otros deportes?

-El hecho de que pueda pertenecer a esta categoría va a abrir muchas puertas. Va a ser algo bueno para el futuro y para los y las chicas que quieran integrarse a un equipo deportivo o a cualquier ámbito de la sociedad. Hablando en general, todos tenemos que tener el derecho de hacer deporte, estudiar y trabajar. Tiene que haber inclusión porque todos vamos para el mismo lugar y se necesita mucho a veces una mano. Todos tienen que ir en busca de sus sueños. Por mi parte, buscaré que nos tratemos con respeto y nos entendamos. 

-¿Considerás que este paso puede ayudar a la deconstrucción del fútbol en Argentina, que hoy sigue siendo tan machista?

-El fútbol antes de ser machista es un deporte y el deporte tiene que ser para todos. Por eso, hay que trabajar en conjunto para concientizar y deconstruir los temas de la antigüedad, como que el color del nene es el azul y le gustan los autitos, y que a la nena hay que darle una muñeca, un vestido rosa y hacerle unas trenzas. La sociedad dijo que el fútbol era para hombres, pero no es así, el fútbol lo pueden ejercer todos en todo el mundo. Hay que brindarle una oportunidad a cada persona, porque estamos todos de paso en la vida y solo queremos disfrutar.

Fuente: Clarín

© PyG. Según Art.28 de Ley 11.723 «Las noticias de interés general podrán ser utilizadas, transmitidas o retransmitidas; pero cuando se publiquen en su versión original será necesario expresar la fuente de ellas». En consecuencia, PYG no se hará responsable de la información publicada, cuando se cite la Fuente de la misma.

Please Share:

Deja un comentario